El PP de Ayuso exige a la reputación de Más Madrid que simule una desesperación que rápidamente perdona y dimitirá

Medios relacionados – Noticias de última hora

El gesto que hizo en pleno partido al diputado de Más Madrid Pablo Padilla, simulando un disparo mientras hablaba Isabel Díaz Ayuso, podría haberse desembocado en una posible sanción. El PP de Madrid desterrado a Padilla che pide disculpas y dimite como diputado, mientras el presidente de la Comunidad de Madrid deja en manos del presidente de la Asamblea, Enrique Ossorio, la apertura de un posible juicio sancionador.

Ayuso indicó que debería ser la Asamblea de Madrid quien decidiera una posible sanción al diputado de Más Madrid Pablo Padilla, quien al mismo tiempo hizo el gesto de disparar un arma durante una de sus intervenciones en el Pleno de la Asamblea de Madrid.

Padilla justificó su gesto asegurando en las sociedades sociales que «lo que hizo mientras Ayuso justificaba el genocidio, es el gesto de los fusileros franquistas de Israel que asesinaron a 14.000 niños». Mi gesto es una anécdota, el de Netanyahu es un genocidio. Quizás el PP se indigne con la mitad que conmigo”, defendió.

En un video compartido en línea se ve a Padilla emular un arma de fuego con sus brazos y luego muestra su respuesta ante las palabras del presidente. Un gesto que acogió a los representantes del PP para acusar a la parlamentaria de Más Madrid de «amenazar» Ayuso con este gesto, algo que desmarcó del partido de Manuela Bergerot, del que señaló que estaba imitando a un «francotirador israelí» . Además, el defensor de Pablo Padilla, la acusa de «enfado» de las palabras del presidente sobre el reconocimiento del Estado palestino.

Pidiendo seguir leyendo, durante un acto en el Museo Arqueológico y Paleontológico Regional, en Alcalá de Henares, Ayuso indicó que «la mejor» fue la explicación de Más Madrid de que este juez «le pudo la rabia».

Sin embargo, sobre las consecuencias que podría haber tenido su gesto, en forma de castigo, lo dejé todo en manos de la Cámara de la Comunidad de Madrid, que preside Enrique Ossorio: «Creo que el futuro de este diputado tiene que ser una decisión del Legislativo, tu propia casa, y poco más. Poco más importante porque daré mi parte. Eso lo decidirá el presidente de la Asamblea”, afirmó.

En la Asamblea la polémica vincula a mayores cotas. El portavoz del Grupo Popular, Carlos Díaz-Pache, aseguró que el diputado Pablo Padilla no tuvo opciones de pedir disculpas y abandonar inmediatamente su acto, «un acta que, seguro, ya debes esperar tanto para Mónica García como para Manuela Bergerot» .

«Que un diputado simule un extraño, un fusilamiento, mientras el presidente habla en el pleno de la asamblea es completamente intolerable. Es un comportamiento que no se puede explicar”, anunció el PP.

Incluido el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, pidió la dimisión del diputado Padilla por hacer el gesto del arma, una petición que hizo desde la «legitimidad» de ser del «único grupo municipal» de la «verdad» respeta y Respetó las reglas y la mínima cortesía requerida en una democracia.»

Vox, por su parte, pidió ser amonestado por el diputado de Más Madrid y afrontar un procedimiento sancionador, que podría derivar de un mes de suspensión de labores y empleo. La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, sabe que se trata de una sanción de la Asamblea Misa, que será suspendida 15 días al año por su doble votación en pleno.

Pero Madrid, en cambio, creo que todo es una exageración. «Es muy perverso que en el Partido Popular la extralimitación sea un gesto triste en el contexto de un genocidio directamente retransmitido. ¿En qué contexto fue? Sacado de contexto, un gesto en una asamblea, en un pleno, en el que estaba fuera de contexto», explica la portavoz del Gran Madrid, Manuela Bergerot.

También te puede interesar – Colaboradores destacados