El año de las redes sociales

Los medicamentos para bajar de peso han llegado a Internet este año, y algunas personas influyentes han dejado de lado el estigma y proclaman descaradamente su uso ozémpico.

Matilda Djerf, una popular influencer sueca y fundadora de la marca de moda Djerf Avenue, molestó a sus fanáticos cuando su equipo comenzó a reportar videos de TikTok que mencionaban lugares para comprar duplicados (copias económicas) de sus costosos diseños.

El drama se extendió a una comunidad literaria especializada (los fanáticos de las novelas románticas de hockey) cuando Felicia Wennberg, esposa del jugador de la NHL Alex Wennberg, dijo que algunos amantes de los libros se habían vuelto «depredadores y explotadores» en sus comentarios sobre su marido.

En abril, el influencer transgénero Dylan Mulvaney se asoció con Bud Light para un vídeo promocionando la marca. El anuncio en línea en el que aparecía Mulvaney enfureció a muchos conservadores, que pidieron un boicot. Cuando las ventas de cerveza se desplomaron, el músico Kid Rock publicó un vídeo en el que se le ve comprando una pila de cajas de Bud Light. Meses después, TMZ publicó un vídeo de él bebiendo la misma cerveza en un concierto.

La estrella del fútbol Travis Kelce ya era un nombre muy conocido antes de que lo vincularan sentimentalmente con una de las mujeres más famosas del planeta. Este otoño, a modo de broma, muchas mujeres se filmaron diciéndoles a los hombres (normalmente maridos o novios) que Swift pondría a Kelce en el mapa. Según los videos, parece que todos los chicos mordieron el anzuelo.

Arielle Chapin, Nancy Coleman, Anna Foley, Jessica Grose, Becky Hughes, Natasha Janardan, Joumana Khatib, Ran Lee, Phoebe Lett, Lauren McCarthy, Jordyn Holman, Callie Holtermann, Tanya Sichynsky, Dodai Stewart, Remy Tumin y Lindsey Wiebe contribuyeron al informe .