Buenas y malas noticias para el mayor sueño de los astrónomos

Estados Unidos debería reservar 1.600 millones de dólares para construir un “telescopio extremadamente grande” que catapultaría a la astronomía estadounidense a una nueva era, según la Junta Nacional de Ciencias, que asesora a la Fundación Nacional de Ciencias.

En una declaración del 27 de febrero, la junta dio a la fundación hasta mayo para decidir cómo elegir entre dos propuestas en competencia para el telescopio. El anuncio fue un alivio para los astrónomos estadounidenses, a quienes les preocupaba estar perdiendo terreno frente a sus colegas europeos al intentar escanear el cielo con telescopios mejores y más grandes.

Pero cuál de los dos telescopios se construirá –y el destino de The Dreaming y los miles de millones de dólares en tiempo y tecnología ya invertidos– sigue siendo una incógnita. Muchos astrónomos esperaban que la fundación, que tradicionalmente financia los observatorios nacionales, encontrara la manera de invertir en ambos proyectos.

Los dos proyectos son el Telescopio Gigante de Magallanes en Las Campanas en Chile y el Telescopio de Treinta Metros, posiblemente destinado a Mauna Kea en la isla de Hawaii, también conocida como la Isla Grande. Ambos serían más grandes y potentes que cualquier telescopio actualmente en la Tierra o en el espacio. Se espera que cada uno cueste alrededor de 3 mil millones de dólares o más, y hasta ahora menos de la mitad del costo proyectado ha sido recaudado por las colaboraciones internacionales que los respaldan.

En un anuncio que circuló entre los astrónomos, la junta dijo que financiar incluso un telescopio a un precio de 1.600 millones de dólares absorbería la mayor parte del presupuesto de construcción típico de la NSF.

«Además, las prioridades de la comunidad de astronomía y astrofísica deben considerarse en el contexto más amplio de proyectos de alta prioridad y alto impacto para las muchas disciplinas apoyadas por la NSF», dijo el consejo en su declaración la semana pasada.

Hasta ahora, los astrónomos interesados ​​en el resultado han tenido cuidado de señalar que el Congreso, así como la Casa Blanca y la fundación científica, en última instancia, darían su opinión.

«Esto es un maratón, no una carrera de velocidad», dijo Robert Kirshner, director del Observatorio Internacional del Telescopio de Treinta Metros y ex miembro del equipo del Gigante Magallanes. Añadió que espera que ambos telescopios puedan avanzar.

Michael Turner, cosmólogo emérito de la Universidad de Chicago y ex subdirector de ciencias matemáticas y físicas de la NSF, calificó el reciente desarrollo como «una excelente noticia para la astronomía estadounidense y vio» un camino realista a seguir «para un telescopio extremadamente grande».

“Antes de que nos demos cuenta, el telescopio nos deslumbrará con imágenes de exoplanetas y del universo primitivo”, dijo. “¿Debería haber sucedido más rápido? Claro, pero eso es historia. ¡A toda velocidad, con los ojos puestos en el futuro!

Wendy Freedman, cosmóloga de la Universidad de Chicago que dirigió el proyecto Giant Magellan durante su primera década, dijo en un correo electrónico: “Estoy muy contenta de que el NSB haya decidido financiar un ELT. Creo que el peor resultado no habría sido financiar cualquier ELT; ¡Hubiera sido una tragedia! Siendo realistas (y lamentablemente), no hay presupuesto para dos. Pero un ELT es fundamental para el futuro de la astronomía estadounidense”.

Y añadió: «Me siento muy aliviada».

Robert Shelton, presidente de la Colaboración del Gigante Magallanes, dijo: «Respetamos la recomendación de la Junta Nacional de Ciencias a la Fundación Nacional de Ciencias y seguimos comprometidos a trabajar estrechamente con la NSF y la comunidad astronómica para garantizar la realización exitosa» de un proyecto extremadamente grande, «que permitirá investigaciones y descubrimientos de vanguardia en los años venideros”.

Pero Richard Ellis, astrofísico del University College de Londres y uno de los primeros líderes del proyecto del Telescopio de Treinta Metros, dijo a Science: «Es una tragedia, dada la inversión realizada en ambos telescopios».

La capacidad de un telescopio para ver objetos más profundos y más débiles en el espacio está determinada en gran medida por el tamaño de su espejo primario. Los telescopios más grandes de la Tierra tienen entre 8 y 10 metros de diámetro. El Gigante de Magallanes agruparía siete espejos de ocho metros para formar el equivalente a un telescopio de 25 metros; El séptimo y último espejo se fundió el año pasado y los trabajadores están listos para verter el concreto en el sitio de construcción de Las Campanas.

El Treinta Metros estaría compuesto por 492 segmentos de espejo hexagonales, ampliando el diseño de los telescopios gemelos Keck de 10 metros utilizados en Mauna Kea por el Instituto de Tecnología de California y la Universidad de California. (El segmento número 100 acaba de transmitirse en California, pero las protestas de los nativos hawaianos y otros críticos han impedido cualquier trabajo en el sitio del TMT en Mauna Kea; el equipo del proyecto ha estado considerando un sitio alternativo en las Islas Canarias). Es probable que ninguno de los telescopios lo haga. estar listo hasta 2030.

Mientras continúa el esfuerzo liderado por Estados Unidos, el Observatorio Europeo Austral está construyendo un telescopio extremadamente grande, llamado Extremely Large Telescope, en el Observatorio Paranal en Chile. Su espejo principal, compuesto por 798 segmentos hexagonales, será el más grande y poderoso de todos. Todos: 39 metros de diámetro. También será el primero entre los competidores en completarse; Los astrónomos europeos planean empezar a utilizarlo en 2028. Si la iniciativa tiene éxito, sería la primera vez en un siglo que el mayor telescopio en funcionamiento de la Tierra no estará en suelo americano.

Tanto el telescopio Gigante de Magallanes como el de Treinta Metros son colaboraciones multinacionales con sede a pocos kilómetros de distancia en Pasadena, California.

El apoyo del NSF ha sido un punto de discordia entre los dos grupos desde su creación hace 20 años.

En 2019, los dos grupos decidieron unir fuerzas para crear un programa ELT estadounidense, bajo la supervisión del Laboratorio Nacional de Investigación Óptica-Infrarroja en Tucson, Arizona, que permitiría a los astrónomos estadounidenses utilizar ambos telescopios. Astro 2020, un comité de las Academias Nacionales de Ciencias, respaldó la propuesta y la calificó como la máxima prioridad en astronomía terrestre para la década. El comité recomendó que la fundación científica asigne 1.600 millones de dólares para comprar una parte de la propiedad de uno o ambos telescopios.

Pero los costos de estos telescopios han seguido aumentando y 1.600 millones de dólares ya no son lo que antes eran. Y las ruedas de la comunidad científica y del gobierno federal giran lentamente.

«Este proceso lleva de tres a cinco años», dijo Linnea Avallone, gerente de instalaciones de investigación de NSF. “Llevamos poco más de un año ocupados. No creo que estemos dando largas; No creo que no seamos agresivos. Añadió que la fundación es «una excelente administradora del dinero de los contribuyentes».

¿Vio el riesgo de que Estados Unidos no financie su propio Telescopio Extremadamente Grande?

«Esta es una buena pregunta, una que los astrónomos pueden responder mejor», dijo el Dr. Avallone.